Dolmenes de Antequera: Dolmen de Menga


En el conjunto de los Dólmenes de Antequera el Dolmen de Menga tiene una antigüedad de unos 4.500 años. Se trata de un sepulcro de galería de grandes dimensiones. Se intuye un corredor de acceso delimitado por diez grandes losas, cinco a un lado y cinco a otro. En origen probablemente fueron siete en cada lateral. Desemboca en la cámara sepulcral formada por dos paredes, cada una con siete monolitos, además de uno en la cabecera. Todo está cubierto por cinco losas que se sustentan sobre tres pilares de base cuadrada. La última cobija de la cubierta está calibrada con más de 180 toneladas, es una impresionante obra primitiva.

Las paredes del Dolmen de Menga están formadas por monolitos que se alineaban en una zanja que fue excavada en el suelo. Se levantaron mediante un sistema de palancas y cuerdas combinadas. A continuación, sus creadores rellenaron con tierra el interior del dolmen, crearon una rampa y a través de ella arrastraron las grandes piedras que se instalaron en la cubierta. Una vez finalizado, se retiró la tierra del interior del sepulcro para ahuecarlo y dejar la apariencia actual.

Menga, orientado a la Peña de los Enamorados, forma parte del Sitio de Los Dólmenes de Antequera, única candidatura española a Patrimonio de la Humanidad en 2015.

1 comentario: